Wall E, Pixar lo vuelve a hacer

Falta todavía cerca de un mes para que la nueva película de Pixar, padres de “Toy Story”, “Buscando a Nemo”, “Cars” o “Ratatouille”, llegue a nuestra cartelera. No obstante, la película ya esta cosechando su éxito al otro lado del charco y no cesan las impresiones, todas ellas, haciendo ver que “Wall E” es LA PELÍCULA de este año con permiso de la taquillera “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”. A continuación os dejo unas impresiones, una de Josep Parera, para “Imágenes” .

El último Robot

Es la canción de siempre, Pixar está en otra liga completamente distinta a la del resto de productoras de cine de animación. Y de eso no cabe la menor duda. Una muestra más es <<Wall E>> que no solo deja en ridículo a todos los guiones de las películas estrenadas este año hasta la fecha y es uno de los ataques más radicales contra el consumismo desenfrenado, sino que además es la mejor historia de amor narrada en una gran pantalla en años y, probablemente, la mejor cinta animada del siglo y aventurandome un poco la más lograda obr mastra de los estudios Pixar.

En el periodo de dos semanas he tenido la ocasión de hablar con Anrew Stanton y John Lasseter. El primero, director de WallE a raíz del estreno del film. Y el segundo, su productor ejecutivo, supervisor y además, el principal dirigente de las divisiones animadas de Pixar y Disney (esta, propietaria de aquella) debido a la apertura de la nueva atracción de California Adventure (parque de atracciones justo enfrente de disneyLandia en el sur de Los Ángeles) “Toy Story Mania”, un viaje interactivo en catro dimensiones al mundo de la trilogía de Toy Story. En ambos casos, lo que m quedó muy claro es que estos dos genios del mundo de la animación respiran creatividad y contagian su entusiasmo por un arte único en la historia del cine. Estar frente a Lasseter, ni que fuera unos minutos, fue una de las experiencias más fascinantes de mi vida; y hablar con Stanton dejó claro porque Pixar va un millón de pasos por delante del resto de contrincantes del negocio (y a estas alturas no me hagan hablar e Dreamworks, que si lo mejor que saben hacer es “Kung fu panda”, mejor que se retiren…).

AMOR SIN LÍMITES
Dentro de 800 años… WallE(iniciales en inglés que vienen a decir algo así como Levantador de de Unidades de Desperdicios, Clase Tierra) es el único habitante del planeta. Este está cubierto de basura, acumulada durante siglos de de excesivo consumismo que causó un cambió drástico en el medio ambiente y provocó que el aire fuera irrespirable, por lo que los humano tuvieron que mudarse a módulos espaciales donde residen y lo único que que hacen es tumbarse, comer y engordar. WallE solo tiene por compañia una cucaracha (con quien entabla una relación similar a la que existía entre Tom Hanks y la pelota Wilson en “Naufrago”) una cinta de video (!VHS!) de “Hello Dolly” que visiona una y otra vez, aprendiéndose las canciones, sus números musicales y…como comportarse cuando está enamorado. Pero Wall E no tiene de quien enamorarse. Hasta el día en el que una inmensa nave espacial deja a su lado a Eve, un nuevo modelo de robot, que inspecciona la superficie terrestre en busca de señales de vida.

Poco a poco, WallE inicia una relación amistosa con Eve, que no tarda en convertirse en … algo más. Hasta el día en que, como muestra de su afecto, le regala una planta que encontró escondida en una nevera abandonada. Eve se apropia de la misma y manda una señal a la sede central, que envía una nave espacial para recogerla. Cuando esto sucede, WallE no tiene intención de dejarla atrás, y se engancha al aparato, que lo desplaza a él y Eve a Axiom , donde decenas de miles de humanos sobreviven. Allí el capitán descubrirá que existe un procedimiento secreto cuando descubre que la naturaleza inicia un proceso de repoblación de la tierra…

EL INICIO PIXAR
Andrew Stanton creó lo que acabaría convirtiéndose en WallE meses ante del etreno de Toy Story, la primera producción de Pixar que llegó a las pantallas en 1995. Durante una reunión legendaria a la que asistieron las principales mentes creativas de l compañia (Lasseter, Staton Peter Docter -Director de “Monstruos S.A.”-, y el tristemente fallecido Joe Ranft) surgieron las semillas de, entre otras “Bichos” y “Buscando a Nemo”. Cuando Stanton habló de WallE (bajo la premisa: ¿que pasaría si la humanidad se olvidara de desconectar al último robot activo en la Tierra ants de abandonar el planeta?), quedó claro que la tecnología no estaba lista para una producción de tal envergadura, por lo ue el director se decantó por la historia de un pez que se pierde en alta mar…

Año después (y una vez el director previsto,Docter, abandonó el proyecto porque no estaba muy convencido de contar una historia de amor), Stanton junto con Jim Reardon (realizador de 35 capítulos de “Los Simpson”), se puso a escribir el guión. Una vez aprobado, contactaron con el diseñador de producciones Ralph Eggleston (“Lo increibles”, “Toy Story”), quien se inspiro en pinturas de la NASA de los años 50 y 60 asi como en los bocetos originales de los creadores del parque de atracciones de Disneylandia; Con el compositor Thomas Newman (que ya colaboró con Stanton en “Buscando a Nemo”); y con do personalidades ajenas al mundo de la animación: el director de fotografía Roger Deakins (“No es un país para viejos”) y el diseñador de de efectos visuales Denis Muren (Parque Jurásico, Abbys), que asesoraron en el empleo de lentes, iluminación y movimientos de cámara, el primero y en la visualización de efectos nimados, el segundo. Todos ellos, (sin olvidarme de las voces del cómico Jef Garlin, el habitual de Pixar John Tatzenberguer y la inimitable Sigourney Weaver doblando al ordenador central de Axiom) hacen que el film sea…

UNA MARAVILLA
…Tanto en su historia -la mayor parte de ella sin diálogos- como s puesta en escena -simulando el proceso fotográfico de las cámaras Panavisión en 70 mm empleadas para rodar clásicos de la ciencia ficción como “2001: una odisea en el espacio” son implecables. Enumeras la lista de escenas, instantes, secuencias y momentos absolutamente extraordinarios es tarea casi imposible, y ocuparía páginas y páginas de análisis (probablemente es la producción más adulta y más cinéfila en la historia de Pixar). Y todo ello es debido a lo que Stanton apuntaba antes: La obsesión por la historia. Y es que la tecnología no lo es todo. Esta es un arma muy atractiva , me comentó aquél en la entrevista antes citada para el diario norteamericano “La Opinión”. Pero en Pixar, ese nuestra primera película (“Toy Story”) hemos dedicado siempre más tiempo a la historia. Narramos historias. no dependemos de la tecnología Además, continuó el responsable de “Buscando a Nemo”, nunca pensamos que estamos haciendo películas animadas. Sólo hacemos cintas que deben ser tan buenas como cualquier otra de otro género. La diferencia es que las nuestras son animadas.

Incluso ese interés que comentaba antes por asemejarse a producciones del género fantástico como el film de Kubrick (atención ese hermano gemelo de HAL que controla AXIOM), “Alien, el octavo pasajero”, “encuentros en l tercera fase” y “Blade Runner” viene motivado no por un afán de dejar al espectador con la boca abierta por el virtuosimo visual e los animadores (que, por cierto, si dejan con la boca abierta), sino por inyectar al relato de detalles que ayuden a entender las motivaciones y resoluciones de lo personajes: si WallE recoge una chapa metálica es para simular el sombrero de Michael Crawford en “Hello Dolly”; o si el encantador robot viaja por el espacio y es capaz de rozar la estela de un planeta (en esa imagen emótiva y antológica), es para demostrar que por fin es feliz.

UN HITO HISTORICO
Toda esa perfección parte, principalmente, de un diseño exquisito de los personajes protagonistas, en especial WallE (aunque EVE resulta igual de excelsa: su única forma de expresión son sus ojos. La cara el robot muestra alegría, tristeza, emoción entusiasmo, desesperación y temor con una simplicidad apabullante. la idea para esa mirada única le vino a Stanton Durante un partido de baseball, en 2003, me indicó en la entrevista antes citada. Mi asiento estaba muy lejos del terreno del juego y le tomé prestados los binoculares a mi amigo. Le di la vuelta, los miré y pensé eb los posibles expresiones. Eso fue al mimo tiempo en que estaba diseñando como iba a ser WallE. Se trataba de una expresión poderosa y no necesitaba de una nariz o una boca. Y eso fue todo.

Y eso es todo lo que necesita… pero Stanton y los suyos no se detuvieron allí: a través de de las manos, WallE también expresa su anhelo por ser amado y compartir su amor. Y el hogar donde reside, inundado de los objetos supervivientes de la cultura popular y la sociedad en general (el cubo de Rubick, cucharas, tenedores…) retrata las vistudes de lo sencillo y lo útil, algo a lo que no prestamos atención e forma suficiente (por otro lado, el ataque visceral al consumismo extremo de la actualidad es muchísimo más eficaz que cincuenta “Verdades incomodas” de Al Gore juntas: esos planos iniciales de la tierra despoblada e inundada de basura -y que guardan un cierto paralelismo con las fotografías de Nueva Orleans después del huracan Katrina- conforman uno de los comienzo más deprimentes que he visto en una película comercial en años; por no hablar de la imagen del presidente de la corporación Compra y Engorda, Shelby Forthright, quien da vida Fred Wilard, en una referencia poco sutil a Geroge W. Bush Jr. En fin, que los genio de pixar dicen más acerca del estado de las cosas que cualquier manifestación auspiciada por esos a los que les gusta llevar pañuelos palestinos…).

Pero es en esa ausencia de diálogos -especialmente durante sus primeros 60 minutos- donde WallE deja una huella imborrable en el cine. Gracias a la colaboración de Ben Burtt, especialista del audio (creador de los sonidos de “la guerra de las galaxias, Alien y la saga “Indiana Jones” y toda una institución en su especialidad), la imagen es todo. A través de ella se dice mucho más que con cualquier conversación (y cuando los humano entablan conversaciones, estas son mínimas: por cierto, WallE es la primera cinta de Pixar en la que aparecen humanos de de carne y hueso…)(Nota de quien traslada este texto de la revista: Imagino que se refiere a lo protagonistas de Hello Dolly en la cinta vhs).
Miramos todas nuestras películas favoritas de la época muda.. Es increible, porqye hicieron cosas que hoy serian imposible, recordó Stanton a la página de internet Aintcoolnews.com. Habían escenas que no podríamos replicar porque en su lugar utilizaríamos el sonido o el diálogo. Se trata de un arte perdido, que enterramos con Chaplin, Keaton y el resto. De este modo, con WallE, Pixar se una a l lista de los grandes maestros de la historia del séptimo arte.

Anuncios

3 comentarios en “Wall E, Pixar lo vuelve a hacer

  1. pixar es lo mas creativo que existe que mentes que imaginaciones que hacen entre todos para formar ese momento pixar.
    la vdd me llama mucho la atencion la manera en que trabajan ustedes.
    convertir esa idea fea o no muy buena en una super super idea.
    los felicito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s